Desamor Esto no es Amor - Capítulo 2.

Walburga se sentía aterrada. Habían pasado varios meses desde su casamiento y Orion cada vez la trataba con más indiferencia, aunque nunca se quejó de ella con nadie.
La pequeña Black hacía todas las labores del hogar, pero todo sin magia, pues ni su madre ni profesores le habían enseñado hechizos de limpieza. Estaba bien de salud física, pero se sentía muy cansada psicológicamente. Rogaba para que Orion no fuera manipulador, pero no sabía si sus esperanzas serían en vano o no.
No veía a sus padres desde que se había casado, pero eso en parte la ponía contenta, ya que no aguantaría que le dijeran que tenía un objetivo que valía la pena.
Tras dos años, teniendo quince, Walburga quedó embarazada por primera vez, pero fue un aborto espontáneo. A los dieciséis años de edad pudo tener a su primer hijo, Sirius Black, a quién crió como lo habían hecho con ella.
Orion era un padre ausente, justificando su falta de tiempo de caridad con su hijo diciendo que tenía "mucho trabajo".

— Walburga, sabes que en el Ministerio necesitan más gente, por lo tanto tengo que ir más, pues nadie quiere trabajar allí—explicaba, pero ella era joven, no estúpida.

Al pasar unos dos años después del nacimiento de Sirius, tuvo a Regulus Black. Recién con el nacimiento de este, Walburga se percató que no había muchas características diferentes entre su esposo y ella, por lo tanto ellos dos serían si o si pelinegros y de ojos oscuros, siendo así Black's de pies a cabeza.

— Papi...—el pequeño Sirius la había quitado de sus pensamientos. Walburga lo vió señalando un cuadro de Sirius, Regulus, Orion y ella.

— Si, es papi, pero papi es un gran...—respondió entre dientes, pero no terminó la oración.

— ¿Mami enojada con papi?—preguntó el niño.

Walburga no respondió, pero como el pequeño insistía tirándole del vestido de su madre y diciendo un largo "ah", le dijo:

— Si, mami está enojada con papi, Sirius, ¿me dejarás tranquila ahora?

El pelinegro asintió con su pequeña cabecita, pero un llanto hizo que Walburga suba las escaleras a toda velocidad. Al entrar a la habitación del bebé, vió a Regulus tirado en el suelo de madera, retorciéndose.

— Ay, mi bebé, ¿que te pasó? ¿te has caído de tu camita?—preguntó, aunque sabía que no obtendría respuesta.

Walburga intentó calmarlo, por pero a los segundos pudo escuchar los llantos del otro Black. Bajó como pudo las escaleras, teniendo a Reg en sus brazos. No quería que ninguno de sus bebés llorara, por lo tanto tuvo que tener a un niño en cada brazo. El más pequeño se durmió al instante, pero Sirius no, siguió despierto.

— No dormirás, ¿verdad, pequeño Black?—preguntó. Sirius negó, con una gran sonrisa en su rostro, la cual causó una ladina de Walburga.




Personas etiquetadas:
@Margarita Black.
@Alicia Black.
@Yaj Weasley <3.
@Lily Weastey Granger.
 

Publicidad

Nuevos mensajes

🔥 Trending

Últimos mensajes